domingo, 15 de enero de 2012

Un espejo de papel

Aquí publico de nuevo algo sacado del baúl de los recuerdos. Pertenece a una temporada en la que no lo estaba pasando demasiado bien, pero poco a poco me recuperé gracias a esas personas únicas e irreemplazables para mí. Aquí os dejo un pedacito de mí, como de costumbre, espero que os guste.
Un abrazo
Irene



Caminando descalza en mitad de la calle, la lluvia cae sobre mi cara y no puedo dejar de preguntarme si la vida tiene algún plan para mí o sólo me guía la pura casualidad....
Todo ocurre siempre igual, el sol se marcha y le releva la luna. En un mundo tan monótono, en un mundo tan gris, en el fondo me alegra sentirme diferente corriendo a contracorriente, sin pensar dónde acabaré.
No tengo un plan perfecto, mi futuro es incierto, sólo sé que sigo el camino y aprendo con cada piedra que me lastima que la vida son todas esas cosas que nos ocurren  mientras nos empeñamos en hacer planes que por primera vez me enorgullece ver que soy como una mancha de color en una foto  en blanco y negro que aunque no sepa qué habrá mañana, sé lo que hay hoy, y es lo único que realmente me importa.
Y así soy yo, insegura, dulce, fuerte, valiente, alegre,  cuido de los míos y ellos cuidan de mí, que no me importa quienes sean, sino cómo sean; porque siempre tengo los oídos abiertos a cualquier historia, sea triste o alegre; porque siempre tendré los brazos preparados para dar ese abrazo reconfortante.
Y así ahora entiendo, tras mucho tiempo perdida, que mientras sepas quién eres, no hay río lo bastante profundo, ni montaña lo suficientemente alta para detener esas ganas de averiguar lo que me deparará el futuro colocando los guijarros del camino día a día.
Porque ahora sé que PUEDO.
Un día me miré al espejo, y esto es lo que vi...
Y tú ¿Qué es lo que ves cuando te miras al espejo cada mañana?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Transparent Teal Star