viernes, 10 de mayo de 2013

"Is this the real life? Is this just fantasy?"




Arena.
Mar.
Olas rompiendo.
Recuerdos.

Ella está de pié frente al mar, empapándose los pies con las olas que reptan hasta la orilla. Una lágrima hace malabares entre sus pestañas y se desliza juguetona por sus mejillas, sonrosadas a causa del sol. O tal vez no sea sólo un pedacito de agua de mar, más bien es un recuerdo, un deseo, un anhelo, un sueño roto, de esos que te despiertan en mitad de la noche.
Él se acerca por detrás, la ha visto en la lejanía pero, temeroso de su reacción, prefiere ser cauteloso. Rodea de improvisto con sus brazos su cintura, en un gesto protector que parece decir al mar: "No permitiré que te la lleves". Ella se gira y sonríe. Él la levanta al vuelo y, antes de que sus pies se posen sobre la arena, acerca su rostro al suyo y permanecen así, perdidos en la mirada del otro.
En el fondo de sus ojos ella ve lo que fueron, lo que son y lo que pudieron haber sido. Y, ya por último, se ve a sí misma, pequeña, delicada, como de cristal. Cierra los ojos y suspira. El corazón se desboca, cada palpitar es un batir de alas en el estómago. Sus rostros están ya tan cerca que sus alientos ya son suaves ondulaciones en el aire, entrelazándose juguetonas, provocadoras al cosquillear sobre la piel del otro.
Con una mano le aparta el pelo de la cara para después acariciar el lóbulo de su oreja sólo un instante antes de acercar con el índice su barbilla. Ella sonríe, él le devuelve la sonrisa. Inclina la cabeza levemente y sus labios están tan cerca.
Puede percibir su fragancia invadiéndola, estremeciéndola hasta los huesos. Deja que sus brazos trepen por su espalda hasta entrelazar los dedos en su nuca. Casi puede sentir sus labios sobre los suyos, rozándose apenas. Pero el beso no se produce.
Despierta. Sola, en la cama, rodeada de sábanas retorcidas, aterida por el frío. El corazón se desboca de nuevo, pero cada palpitar es un pinchazo de dolor.
Se lleva la mano a los labios y los dibuja con los dedos, pero ahí no queda nada más que un sueño. Un sueño de un recuerdo, eso es todo lo que son. Fueron una extraña historia, son desconocidos y pudieron ser héroes.

Destino.
Olvido.
Llanto.
Olas rompiendo.
Recuerdos. 




 

2 comentarios:

  1. ¡Hola Irene! Me gusta mucho lo que escribes, ¡qué sensibilidad tienes! y qué vocación por la escritura. Escribir es un placer y una liberación y esto tú lo has descubierto.

    Saludos,

    Rosa.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa forma de escribir. Te invito a que leas mis historias http://lrtmusical.blogspot.com.es/ el primer capitulo se llama un comienzo. Sigue escribiendo igual!!

    ResponderEliminar

Transparent Teal Star