Ir al contenido principal

La torre del dragón


El corazón le golpeaba con fuerza en el pecho, casi al mismo ritmo al que los cascos de su caballo levantaban la polvareda del camino. A lo lejos podía ver su destino: Una antiquísima torre, construida con grotescos sillares de piedra que con el tiempo se habían convertido en el asidero de toda clase de plantas trepadoras.
Llevaba toda su vida preparándose para aquel momento. Había entrenado hasta sangrar, había estudiado hasta caer rendido sobre las pilas de libros. Estaba convencido de que, al fin, sus esfuerzos se verían recompensados: Él era el elegido. Mientras la torre se agrandaba frente a él, podía oír en su cabeza los vítores que le dedicaría la gente del pueblo cuando regresara victorioso. Porque iba a regresar, de eso no le cabía duda alguna. Allí donde tantos otros habían fracasado, él hallaría la gloria.
Al fin, llegó al pie de la fortaleza. Por su tamaño bien podría albergar un castillo entero en el interior de aquella única torre. Repasó mentalmente todo cuanto sabía, sin decidirse a entrar. Probablemente, la prisionera estaría asustada, pero llevaba colgado del pecho lo único que necesitaba para ganarse su favor: una gema de gran pureza tallada por los joyeros más habilidosos del reino. Sonrió, acariciando el colgante bajo su camisa. La princesa llevaba muchos años viviendo allí, por lo que conocería todos los recovecos de la torre y podría estar en cualquier sitio. Por fortuna, él también había memorizado todo cuanto se conocía sobre su construcción y estaba seguro de poder encontrarla.
«Triunfaré», repitió una y otra vez para sí mismo mientras trepaba por las enredaderas.
Sabía que aquella cara de la torre casi nunca tenía vigilancia y, por lo tanto, era el lugar más seguro para ascender sin ser descubierto. Cuando al fin llegó arriba, se encaramó a la ventana y se coló en el interior sin miramientos.
A su alrededor reinaba la oscuridad. Por lo que había podido leer, el aceite para las lámparas se había gastado hacía tiempo, así como todas las velas y, como nadie acudía a reponerlo, los habitantes de la torre se habían acostumbrado a vivir sin luz. También para aquel primer obstáculo se había preparado el joven caballero durante años. Avanzó tanteando la pared y los muebles con cautela, procurando mantenerse en el más absoluto de los silencios. Ni siquiera su respiración perturbaba la tranquilidad del ambiente. Finalmente, halló las escaleras que descendían a las mazmorras de la torre y continuó su andanza con el mismo cuidado.

Ya llevaba un rato dejando atrás elevados peldaños de piedra cuando escuchó un rugido que hizo temblar los cimientos de la edificación. Estaba cerca. Con el corazón en un puño, desenvainó su espada y se preparó para atacar.
«Triunfaré», se repitió una vez más.


A los pocos minutos, la cabeza del caballero rodó escaleras abajo, separada del resto de su cuerpo de un único mandoble. La princesa limpió su espada con sumo cuidado y regresó a las mazmorras, algo desilusionada por que aquel héroe hubiera resultado ser otra decepción más. Abajo, enroscada sobre una montaña de gemas de rara belleza, la esperaba una imponente dragona.
—Tranquila —dijo la princesa, colocando una mano sobre su hocico—. No dejaré que nadie te convierta en su máquina de guerra. Jamás.
Añadió la gema que antes había estado colgada del cuello del caballero a la pila y la dragona volvió a recostarse, suspirando de alivio. La princesa regresó a montar guardia, a la espera del siguiente héroe que tuviera el valor suficiente para presentarle pelea.

Irene, 2018

Comentarios

Entradas populares de este blog

El verdadero Jack Dawson

Saludos de nuevo. Ya sé que no acostumbro a subir nada en este blog que no sean cuentos o escritos fruto de mis reflexiones internas, pero hoy he querido publicar una historia real que durante este verano abstrajo mi mente. Confieso ser una gran entusiasta del Titanic, tanto de la película, que es mi favorita, como de las historias verídicas que encierra bajo su oxidada cubierta de metal.
Un buen día de estos en que las horas parecen transcurrir en años, estaba pasando canales sin apenas prestar atención a lo que aparecía en la pantalla y entonces vi este documental. Me resultó bastante interesante, así que me levanté del sofá y comencé a investigar. Encontré una página en inglés en la que contaba toda la historia y, dicho sea de paso, con bastante ayuda por parte de mi hermana, la traduje y elaboré la pequeña historia que os dejo aquí abajo. Espero que os guste y, como siempre, que disfrutéis tanto leyéndola como yo escribiéndola.
Un abrazo
Irene


En el cementerio Fairview Lawn de Nueva E…

El valle del miedo

¡Hola!  Llevaba ya un tiempo proponiéndome escribir un relato de terror por estas fechas. Pretendía subirlo el mismo día 31, pero entre unas cosas y otras me fue imposible. En cualquier caso, aquí lo tenéis por fin, aunque sea algo tarde.  Espero que disfrutéis al leerlo tanto o más que yo al escribirlo.  Un abrazo,  Irene 


EL VALLE DEL MIEDO
Tras las montañas de Escocia se halla oculto un pueblo cuyo nombre no se pronuncia. Está mal comunicado con el exterior y su población es escasa, pero no es esto lo que infunde tanto temor, sino la leyenda que se cierne sobre él como la niebla que siempre lo cubre; la misma historia que Noah Moore, periodista en ciernes, se disponía a registrar y cuya veracidad planeaba someter a su escéptico juicio. No se le escapaba que el verdadero motivo por el que su jefe le había autorizado a hacer aquel viaje había sido librarse de él, pero albergaba la esperanza de que aquel artículo le valiera al fin la columna que tanto ansiaba, incluso aunque esta resultara …

Las entrañas de la tierra

El hombre se detuvo al pie de la carretera, con la maleta en una mano y la mirada perdida en sus recuerdos. Sus ojos estaban enmarcados por unas profundas ojeras. Había sido un viaje precipitado y apenas había podido dormir en el autobús. En realidad, hacía mucho tiempo que no descansaba bien. Despertaba en mitad de la noche, presa de una furia desconocida, que lo empujaba a abandonar la calidez de su cama porque incluso eso le resultaba insoportable. Se paseaba de un lado a otro de la habitación, tratando en vano de sosegarse. Sin embargo, sabía muy bien que no podría conseguirlo a menos que volviera allí, aunque nunca llegaba a decidirse. De hecho, los numerosos psicólogos que había consultado habían tratado de disuadirlo de realizar aquel viaje. Había sido en uno de aquellos arrebatos nocturnos cuando ya no había podido soportarlo más, había lanzado una muda a la maleta y había tomado el primer autobús que había salido hacia el pueblo de sus abuelos. Pese al paso de los años no par…