Ir al contenido principal

Caminos

Es increíble cómo un simple instante puede desbaratar tantas cosas, y de repente te encuentras recogiendo fragmentos de partes de ti que ni sabías que se habían roto.

La vida es una constante de caminos oscuros, palpitaciones de gritos que no alcanzan el silencio de los vacíos. La vida se compone de palabras, de las que han sido dichas y de las que no. De las que tal vez algún día lleguen a pronunciarse.

Y de muchos "tal vez", esos cochinos quizás de la vida. ¿Cuántas almas han desgarrado? ¿Cuántos imperceptibles vacíos ha dejado la duda carcomedora?

Resulta increíble como una decisión que puede parecer tan pequeña, tan insignificante, puede arrojar luz o hundirte en la oscuridad. Una cómoda oscuridad, en la que nadie te ve y crees que nada te daña, y de la que no obstante sabes que debes salir, pero no puedes.


Los caminos hay que andarlos paso a paso, para que la luz de nuestros quizás no nos ciegue, para que alcance a mostrarnos la senda hacia nuestros destinos elegidos. Y si el camino se pierde, hay que volver sobre nuestros pasos, aprender de las piedras que nos hicieron tropezar. 


«No hay ningún gran secreto. Soportas lo insoportable, y resistes. Eso es todo.» 
ーPrincesa mecánica, Cassandra Claire.


Comentarios

  1. ¡Hola! ¡Qué bonito! Hay cosas que no se puede evitar y otras que se llevan siempre, aun cuando se intentan dejarla. Me gustó mucho la reflexión.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El secreto de las perlas

En algún lugar del mundo, en el fondo de un inmenso océano, hubo una vez una ostra que de entre todas sus hermanas fue la única que engendró una hermosa perla.
Desde bien pequeña fue alabada, y una y mil veces su ostra le repitió que era especial, pero lo cierto es que aquella perla observaba al resto de ostras día y noche, y el vacío que en ellas contemplaba impregnaba su alma de soledad. Pues si bien era única, para la nívea canica eso significaba que no había nadie más como ella. ¿Cómo podría entonces terminar por comprenderse a sí misma? Sucedió que un día cualquiera la perla decidió que llenaría su vacío viajando, y así rodó por todo el océano, conociendo peces y algas de los cuales aprendió grandes cosas, pero ninguna de aquellas experiencias logró completar ese "algo" inmaterial, que aún no pudiendo verlo ni tocarlo, sentía como mil dagas deformando su lisa y brillante superficie. Y así se cansó de buscar. Decidió detenerse junto a un arrecife, y continuar su vida con l…

He aprendido

He aprendido que la felicidad son pequeñas rachas de sol en medio de la tormenta. Que nadie puede prometerte la felicidad eterna. Que a veces te enfadas con los que más quieres, y no pasa nada. Que no hace falta que estés siempre de acuerdo con alguien para quererlo con locura.
He aprendido que igual que decimos hola, también hay que decir adiós. Que a veces cuando pierdes, ganas; y a veces cuando ganas, pierdes. Que no pasa nada por fracasar. Que a veces simplemente hay que intentarlo una vez más.
He aprendido que el dolor pesa menos en compañía, pero que hay caminos que hay que recorrer solo.
He aprendido que allá donde vaya siempre llevaré conmigo las huellas de quienes creen en mí, y también las de los que no.
He aprendido a no buscar explicación a ciertas cosas, a simplemente aceptarlas como vienen. Otras, he aprendido a cuestionarlas. También he aprendido que la vida está hecha de continuas contradicciones, de nuestras historias, de las historias de todos; que somos como los gran…

Una balada para Tony

Cierro los ojos y respiro hondo. Por muchas veces que lo haga, la sensación no cambia. Ese nerviosismo contenido, las ganas de salir ahí fuera y darlo todo. Pero  hoy hay algo diferente, y me temo que siempre lo habrá. Frank me aprieta el hombro antes de salir y ocupar su posición. Miro el lugar vacío iluminado por la tenue luz de un foco triste, donde sobre una silla descansa su bajo, el de Tony. Me muerdo el labio. Hace poco más de una semana discutíamos. Él quería hacer algo “nuevo”, yo quería seguir fiel a nuestro estilo. Tony se había enamorado, eso lo notamos todos desde el primer día que entró en el local silbando una canción romanticona, de esas que a mí me suenan todas iguales. Todos habíamos cambiado mucho desde aquellas tardes en el garaje de Frank, sacando de quicio a los vecinos con nuestro “ruido”. Sin embargo, aquel cambio en Tony fue notable. Frank lo sabía, incluso Billy, que parece estar en otro mundo el noventa por ciento del tiempo, pero yo no escuché a ninguno de e…